Polideportivo, Premià de Dalt
Imágenes: 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Situado en un magnífico paisaje sobre las estribaciones montañosas del Maresme, su forma y dimensión se relacionan con los suaves perfiles de la geografía del entrono.

El polideportivo se concibe como un volumen definido y compacto, colocado en la pendiente, con una parte del mismo empotrado en ella. Situado en el extremo de poniente de la parcela, preside el conjunto de equipamientos y ofrece una imagen clara del acceso abierto desde la calle.

La resolución de la cubierta, de chapa galvanizada, obedece una directriz curvilínea que da unidad a su perfil y lo relaciona con la suavidad de las colinas que rodean Premià. Esta directriz se repite de forma invertida en el falso techo del interior, de manera que se obtiene un gran ventanal a norte que ilumina la pista de juego. En la parte norte, el terreno se enlaza con un plano inclinado pavimentado sobre el que aparecen tres grandes lucernarios que iluminan los vestidores de la planta sótano.

La cota de acceso del público desde la calle se mantiene atravesando transversalmente el edificio, hasta llegar a las gradas que se convierten en un gran mirador en voladizo con vistas al paisaje y el mar. La intensa luz de sur se controla yuxtaponiendo un cuerpo bajo que contiene las gradas y el paso principal de espectadores. Los árboles existentes (algarrobos, almendros, olivos) se conservan e incorporan a la urbanización proyectada. En el exterior, el hormigón de la estructura vista, los testeros de ladrillo y el vidrio en las ventanas norte y sur construyen las fachadas.

Ver la ficha técnica