Escuela Vaixell Burriach e Instituto Vilatzara
Imágenes: 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16
El proyecto ordena dos conjuntos, la escuela y el instituto, dentro de la totalidad de una área trapezoidal de 15.000 m2 al nuevo ensanche de Vilassar, trazado sobre una gran zona agrícola. La escuela y el instituto son dos organismos de funcionamiento completamente independiente y queden soldados espalda contra espalda. La estructura constructiva de ambos centros se apoya en la organización de pabellones conectados para circulaciones exteriores, cubiertas o no, ya que el buen clima del maresme propicia esta obertura al exterior. Así pues, dicha lógica de relación con el exterior define el carácter de les edificaciones a partir de la importancia, variedad y vida de los espacios externos (claustros, patios, placitas, jardines, porches y cubiertas vegetales).

Todo el proyecto gira entorno de la definición de diferentes espacios exteriores conformados por la edificación, los muros y el arbolado. En la escuela, el espacio de acceso al claustro central, los porches en la planta baja, los pequeños patios de les aulas, el campo de deportes y el acceso al patio del parvulario. En el instituto: el espacio-rampa de entrada, el patio de acceso, los patios de les aulas, los porches de la planta baja, el patio hundido de los alumnos, la ágora del gimnasio, la sala de actos y el campo de deportes.

En la escuela se ha buscado que todos los espacios en planta baja i piso se relacionen directamente con el terreno, mientras que en el instituto la planta piso queda segregada del suelo. Se ha procurado que la iluminación de los espacios siempre fuera doble: iluminación de sur i de norte para posibilitar un control real de la luz dentro de los espacios, relacionados con el uso y el control solar. El tratamiento de los espacios del instituto fue, con intención, más duro que en la escuela, no solo para cuestiones de mantenimiento, sino también por el carácter más masivo de estos centros.

Ver ficha técnica